12 jul. 2009

BRUNO


El nuevo personaje de Sacha Baron Cohen no deja títere con cabeza.
Se ríe hasta de su sombra, y hace que los demás nos riamos.
Es el tipo de película mucho más sesudas de lo que parece, en un formato diferente y que a ratos se hará realmente difícil para algunos espectadores.
Ésta película es sólo para aquellos libres de prejuicios, que retrata la realidad social americana de forma mucho más realistas que cualquier documental de cámara oculta o reportaje de Callejeros.

No hay comentarios: